Ir al contenido principal

Relato 1: Ficción en realidad

Ese día me desperté y hubiera sido un día normal sino llega a ser por lo descuidada que puede ser la gente con sus propias mentiras, sí algo nos ha enseñado la vida es que se pilla antes a un cojo que a un mentiroso. Aunque lo cierto es que hay mentirosos que son como delincuentes profesionales, saben perfectamente como y cuando utilizar sus estrategias, meticulosos con todos los detalles y muy pero que muy inteligentes. En fin, claro esta que no es nada fácil ser un mentiroso de los que no se pillan, deben andar con mucha cautela y como más de uno ya sabéis, la mayoría de las personas son negligentes hasta con sus propias responsabilidades así que como para ponerse a elaborar todo una compleja mentira sin cabos sueltos para no poder ser descubiertos. Desde luego no iba ser menos el caso de la persona que destapé.

Como bien decía antes, el día hubiera sido muy normal sino llega a ser por el mensaje que recibí esa buena mañana. Era de mi amiga, o así al menos la consideraba, me acusó de juzgarle demasiado por las cosas que hacia y decía, no me dijo absolutamente nada más, ni justificó su respuesta. Al menos no me bloqueó. Mi reacción fue de rabia y enfado, en ese momento le dejé bien claro que sabía muchas cosas en las que me mintió y que la perdoné sin más, no tenía ningún derecho a decirme aquello porque jamás la juzgué por como era, así que pensé que la mejor opción que había era dejarnos de hablar porque no me apetecía seguir teniendo en mi vida una persona que realmente no era quien mostraba ser y se veía venir desde bien lejos lo tóxica que era, queriendo o no.

¿La verdad? Podéis pensar que fui cruel al pronunciar esas palabras, puede que incluso suene más duro de lo que yo pensaba y al principio me supo muy mal porque la quería, creía que era mi amiga de verdad. Me sentí culpable porque pensaba que la dejaba sola en un mundo donde no podría ser comprendida por casi nadie, posteriormente lo que ocurrió es que ella misma se victimizó de la propia situación e intentó convencerme para que no la dejara de esa forma, que todo tenía solución y que eramos inseparables. Me hubiera gustado creermela en ese momento, pero estaba tan cansada emocionalmente hablando que se me hizo imposible fingir más, no quería verme absorbida por un mundo de mentiras y engaños dentro de una realidad ficticia que ella misma se había creado en su mente y que no quería ver la triste situación en la que se encontraba realmente.

Para asegurarme que hacia lo correcto, hice algo ilegal y me avergüenza decir que viole una ley de intimidad sobre otra persona. Me metí en su correo electrónico, de hecho en más de uno que sabía que tenía para a ver si así podía confirmar lo que sospechaba, descubrí varias cuentas de Twitter que estaban enlazadas a estos correos, ninguna de ellas era su correspondiente cuenta personal que utilizaba usualmente y que todo el mundo de su circulo, incluida yo, conocía. Me quedé bastante inquieta al encontrarme con aquello así que lo que hice fue cambiar las contraseñas de los usuarios de Twitter y así poder iniciar sesión para descubrir porque las había creado. Jamás hubiera imaginado encontrarme con lo que descubrí.

Mi amiga Sandra, la que creía conocer de verdad, se hacia pasar por otras personas que se suponían que eran amigos suyos reales pero eran ficticios. Usaba dichas cuentas para insultarse a ella misma y parecer una víctima de acoso en la red, también menospreciaba a personas de su circulo de confianza. Y fuera de twitter, enviaba correos electrónicos con insultos y amenazas, utilizaba la red social ask.fm para auto insultarse y crear más barullo de un acoso irreal y totalmente ficticio. Me quedé muy impactada al leer tantos mensajes, no supe como reaccionar y lo único que hice fue decirle a Sandra que había descubierto más cosas, que no podía creer que tuviera una vida tan vacía para inventarse y crear una historia para hacer daño a otras personas que solo querían ayudarla. No quería volver a saber nada de ella y la bloqueé.





Comentarios

Entradas populares de este blog

El amor

"El amor es ese deporte en el que sin saber andar nos echamos a correr" Marwan

El amor es como un avión, antes de subirte en el tienes dudas y al empezar al entrar sientes unos nervios en el estomago. 
Cuando va a despegar tienes miedo por si ocurre una tragedia, mientras vuela entre las nubes estás tranquilo y disfrutas del momento.
A veces hay turbulencias que te hacen dudar si esto saldrá bien, pero siempre vuelve a la calma y sigues disfrutando del viaje.
Finalmente aterriza y como todo lo bueno siempre acaba.

El primer día

Hoy he recordado el primer día que nos vimos, una tarde de Invierno a las tres y cuarto en el mismo sitio de siempre. Tal vez sea algo extraño pero recuerdo ese día como si fuera ayer, un viernes que hice campana como de costumbre pero esa vez fue para verte a ti, en ese momento no sabía que ibas a ser tan importante para mí. Aquellos nervios que tuve durante toda la mañana fueron aumentando poco a poco hasta que subí al metro dirección a conocerte, en esos diez minutos de trayecto me entraron muchas dudas en la cabeza, miedos estúpidos y pensamientos que tan solo hacían que me ahogara en mi propia inseguridad. Cuando por fin llegué a mi destino, al bajar del metro me quedé cinco minutos sentada en el andén porque todavía no me veía capaz de salir al exterior, en ese momento empecé a pensar que tal vez había sido un error quedar porque creía que no era lo suficiente buena como para poder gustarle a alguien como tú y tenía miedo a que me volvieran a hacer daño, esa era la razón por la…

Comunicado a todos los padres

Siento si alguna vez he defraudado a mis padres, si no he hecho lo que esperaban que fuera correcto o si no he dado suficientes motivos para que se sientan orgullosos de mí. Los hijos somos como los padres en realidad, nadie nos da un manual para ser los mejores y por eso tropezamos tantas veces, cometemos errores una y otra vez pero somos personas también, errar es humano. Con el tiempo crecemos, aprendemos y maduramos. Tened paciencia con nosotros, tal vez su hijo se comporte como un rebelde o sea tan cerrado que resulta ser un antipático con los demás pero creerme cuando os digo que todo tiene una explicación, la adolescencia es la etapa más vulnerable de todas las personas. Recordad que debéis tener paciencia si no os escucha, muchas veces sentimos que vosotros tampoco nos escucháis cuando lo necesitamos. No presionéis para que hagan lo que queréis, a veces podemos estar perdidos pero siempre encontramos nuestro camino, nosotros somos los que debemos decidir sobre nuestro propio …