Ir al contenido principal

Entradas

Cicatrices, granos, estrías lunares, arañazos, verrugas vello, celulitis lorzas
todas ellas marcas que  habitan en nuestra piel
la belleza de nuestro cuerpo, el mapa de lo natural que no debe ser  escondido ni avergonzado
detalles que nos marcan la diferencia, que nos hace únicos ante el resto 
hermosas marcas que representan la verdad del cuerpo humano, y a veces un reflejo  de nuestra alma.

Fotografía realizada por@Guillegr77

Entradas recientes

Abuelas: madres para una eternidad

Abuelas: madres para una eternidad.
La sociedad lleva siglos sometiendo a la mujer a un rol de género que va por detrás del hombre, es más, mejor dicho siempre la a posicionado a su lado como un perro acompañando a su dueño.
Actualmente, podemos apreciar una gran mejoría en la situación de la mujer pero todavía queda muchísimo que hacer, la emancipación de la mujer y la lucha contra la opresión es una guerra diaria con la que TODAS combatimos a nuestra manera y como podemos.
Hoy en día podemos decir que el feminismo moderno existe gracias a muchas mujeres que empezaron a reclamar su derecho a vivir dignamente sin ser simplemente bolsos de gucci, floreros, criadas del hogar, putas, sumisas, mujeres de y madres. Mujeres activistas que eran artistas, periodistas, escritoras, científicas, deportistas y un largo etc que lucharon día y tras día alzando la voz por todas nosotras, las chicas del futuro que ya hemos llegado al presente.
¿A quien no mencioné?
A las abuelas, a tú abuela, a la de…

Sus gafas de sol

Sus gafas de sol

Ahí estaba él, de pie, mirando hacia el frente y entre dientes sujetando un cigarrillo.
Quería ver sus ojos, su mirada, pero los cubría tras unas gafas de sol, maldita sea, ¿Por qué?
Cuando destapó esa brillante mirada conseguí viajar un

poco a través de  sus bonitos ojos, escondían mucha vulnerabilidad pero eran preciosos igual que él. 



Te echaré de menos pero que te den.

Brotan demasiadas lágrimas de mis ojos, no se como superaré esta caída, sola me hayo, como siempre, no es ninguna sorpresa.
Te echo de menos,  pese que nunca te podré perdonar por todo el dolor que has llegado a invadir por todo mi corazón.
Tu recuerdo es eterno en mi memoria, pese que nuestro final fue para olvidar.
Empapas mis pensamientos con rencor, tristeza y melancolía, siempre pensé que te necesitaba, que me necesitabas, que nos necesitabamos...
Puede que tuviera razón o no, pero tu preferiste no descubrirlo, darle la espalda a todo lo que fuimos y pudimos ser.
Te echaré de menos como a nadie pero que te den. 
Modelo: Dulcinea

Trapeo moralista

Trapeo moralista En la comunión perdí las bragas, el cura me guiñó un ojo, curación bendita por el ojete. Tu papi quiere ser mi sugar daddy, mi body no tiene precio, pero money money pa’ la nena. Hazme una donación de plátanos, que sean canarios mejor. Este cuerpo no resiste la tentación. Follemos sin control que el amor es pa’ tontos, con condones del mercadona, cheap queen hasta pa’ la cama. Mueve las nalgas conmigo, mujer. Baby, mi cuerpo es solo mío. Que sí mucha guarra suelta por ahí, excuse me? Hay mucho pagafantas en to’ los laos, macho muerto abono pa’ mi huerto. Mi culo se menea al ritmo

Audiovisual

Audiovisual Oí su voz y enamorada quedé, jamás me hubiera imaginado que detrás de esa cara bonita y cuerpo de gimnasio, se escondiera una dulce voz agrietada por una historia de dolor y agonía. Cantaba como pocos había escuchado, desde el corazón y con una sensibilidad que no le daba miedo mostrar, sus debilidades flotaban cuando se sinceraba con sus letras llenas de verdad, de una cruel realidad, pero no tenía vergüenza de ello. Sorprendida me quedé al oír su voz porque fue cuando lo conocí en todo su resplendor, y fascinada me quedé al descubrir que no

Que bonita era

Que bonita era Mientras esperaba el metro como cada día para ir a clase, pensaba en mi futuro como hacia prácticamente siempre, indecisa por el qué estudiar o a lo que me querré dedicar, dieciocho años y supongo que es normal no tener ni idea de lo que hacer con mi vida en estos momentos. Pero en aquel instante, en ese milésimo segundo, supe lo que quería hacer el resto de mi tiempo: Mirarla. Era preciosa, no sabría describirla con una sola palabra porque su belleza era especial, de esas que te remueven todo el cuerpo y te pone cada centímetro de tu piel de gallina. Sentí paz al cruzarme con su mirada, creo que podría decir que vi todo un nuevo mundo a través de sus ojos, eran grandes y verdes, aún estando bajo tierra se podía apreciar un brillo natural  que recorría por sus pupilas. Nunca había sentido nada parecido, no sentía intriga por saber su nombre sino por saber si era feliz, porque sin saber nada de ella, algo me decía que era lo que merecía esta bonita persona.
Modelo: Dulcine…